Victoria del @fccartagena_efs en el derbi regional por antonomasia. Los cartageneros se llevan 3 puntos fundamentales para meterse en los puestos que dan derecho a disputar el próximo año la copa del rey, y los murcianos pierden el liderato en detrimento de otro murcianos, el UCAM que se pone líder a 3 puntos de los pimentoneros.
El partido tuvo de todo, intensidad, goles y polémica. Empezaron muy bien los locales, presionando y dominando el juego, y fruto de esa presión llegó el gol del Cartagena. Saque de córner al segundo palo y Chus Hevia desmarcándose de su rival cabecea perfecto a la red por el palo corto. Extasis local que solo duró un minuto, pues el murcia sacó del centro del campo y en la misma jugada una internada por el lado derecho de los atacantes termina en un inexplicable penalti de Ayoze en el borde del área pegado a la linea de fondo, que termina en gol llevando la igualada al marcador. El penalti fue muy discutido porque las imágenes no aclaran si el defensa toca al delantero, y el linea tampoco lo señala, es directamente el arbitro el que se va al punto de penalti.
En cualquier caso el empate sube al marcador y deja las espadas en todo lo alto para la segunda mitad.

En la segunda mitad el murcia salió mas entonado, sabiendo que la victoria del UCAM les obliga a buscar la suya en el Cartagonova. Y casi lo consigue porque llego a tirar 3 balones a los palos en sendos disparos, sobre todo gracias a errores defensivos de bulto. Esta fase del encuentro tuvo como protagonista destacado al colegiado, que anuló un gol a Chus Hevia por fuera de juego, y fue mas permisivo con las faltas del equipo visitante que con las de los locales, cosa que saco un poco de quicio a los aficionados.
El Efesé sabedor de que el dicho “el que perdona, acaba perdiendo” empujó mas en los últimos minutos y en el minuto 83, Juanlu Hens conecta un derechazo desde fuera del área que sorprende al portero pimentonero y sitúa el definitivo 2-1 en el marcador.

La victoria son las que aupan a un equipo y hunden al contrario. El Efesé en general puso mas ganas y empeño en llevarse la victoria, y le acompañó la fortuna en los minutos finales que no tuvieron los rivales.

Las aficiones también estuvieron muy bien, cada una apoyando a su equipo y pinchando a la rival, pero se pudieron observar en las gradas mezclas de aficionados de uno y otro equipo. Solo destacar que al final los energúmenos de siempre destrozaron unas 50 butacas en el fondo norte que fue donde se situaron el grueso de los aficionados, al finalizar el encuentro.