Otro malísimo partido del @fccartagena_efs que se saldó con un postrero empate, pero que sirve para lograr el cosmético título de campeón de invierno del grupo IV de segunda división B, ante los 7.500 espectadores que se dieron cita en el Cartagonova.
El Efesé navega a la deriva en el centro del campo, y eso hace inútil la teórica pólvora con que cuenta su nutrida delantera. Solo le salva la fiabilidad defensiva y los estertores de los mejores jugadores del plantel. En esta ocasión el salvador de los muebles fue Cristo en el lejano minuto 95 del partido. Si nos hubiéramos ido al minuto 100 no habría pasado nada, pues el equipo de La Linea de la Concepción desde el minuto 1 venia a eso, dejar pasar el tiempo y cerrar todos los huecos, dejando al rival que moviera la pelota.

Volviendo a los detalles del partido, se vio un Cartagena que tiró toda la primera parte a la basura, mas por demérito propio que por mérito del equipo andaluz. No existió juego por las bandas ni los delanteros tiraron una sola vez a puerta. Con este bagaje se llegó al descanso, confiando en que la segunda parte, una vez en el equipo rival hiciera mella el cansancio, hubieran huecos o aprovechar una genialidad de algunos de los hombres de arriba.
Pero el descanso apenas trajo nada nuevo, la salida de Sergio García presagiaba mas profundidad por la banda, pero quitando un par de jugadas, el equipo volvió a abusar del pelotazo arriba, donde el equipo linense ganaba casi todos los envites. Fruto de esa apatía en el único error defensivo, vino el gol visitante, que dejaba para septiembre lo que no se había sabido sacar en junio.

Los veintitantos minutos restantes fue un quiero y no puedo del equipo blanquinegro (Efesé) donde una y otra vez no conseguía meter el balón entre los 3 palos. Un disparo de Fernando, sustituto de un ineficaz Arturo, a la base del palo izquierdo fue la ocasión mas clara del partido. Óscar Rico muy indolente no desbordaba por su banda y sus centros, bien ejecutados, no encontraban rematador. Juanlu desaparecido en combate. Con Chus Hevia no sabemos muy bien porque en el banquillo, el Cartagena se enfrentaba a sus últimos minutos contando solo con la heroica de alguno de sus hombres destacados. En esta ocasión Cristo con un disparo cruzado después de un rechace, puso la igualada, justa, en el marcador.

El mercado invernal tiene que servir para arreglar esa preocupante falta de control en el medio campo. Aunque todo hay que decirlo, si el Efesé jugando tan mal saca los partidos con victorias o empates, a poco que mejore, puede ser un serio candidato al ascenso.